Eliminación del vello: ¿sigues la misma rutina en invierno que en verano?

Las noches son más largas, hay menos horas de sol y hemos guardado los vestidos de verano. Ahora es el momento de los suéteres, las mangas largas, las medias gruesas y los pantalones térmicos. Al llevar varias capas en el invierno, puede ser tentador dejar a un lado el régimen de belleza. Hacer esto tiene sus beneficios, pero también tiene sus inconvenientes. ¡Echémosle un vistazo a los pros y contras de dejar que tu «abrigo interior» crezca!

¿Debería seguir depilándome en invierno?

Pros

  1. La depilación con cera exfolia y favorece la renovación de las células de la piel que pueden provocar una piel seca.
  2. Mantendrías esa piel tan bonita y suave en la que tanto has trabajado durante el verano.
  3. ¡Siempre estarías lista para ponerte ese vestido largo y negro y salir corriendo a cualquier fiesta de invierno de última hora!

Contras

  1. Ahorrarías dinero al no tener que ir al centro de belleza para hacerte la cera.
  2. Quieres tomarte un descanso después de haber sufrido tanto con la depilación.
  3. ¡El vello te mantiene calentita!

No hay necesidad de sentir que no deberías depilarte durante el invierno, ya que existen algunas soluciones fáciles y rápidas que hacen que te sientas y te veas genial. En lugar de ir al centro de belleza, puedes obtener unos resultados de calidad sin moverte de casa con Veet® Wax Strips.. Al depilarte con regularidad durante el invierno ayudarás a que los vellos vuelvan a crecer más finos, para cuando sea el momento de relucir las piernas y las axilas de nuevo. La mayoría de las mujeres se hidratan durante todo el invierno para evitar la sequedad de la piel. De hecho, esta hidratación a menudo se desperdicia en la piel muerta y los poros bloqueados. La depilación con cera ayuda a eliminar las células muertas de la piel y también mantiene la piel exfoliada, de modo que cuando te hidrates la crema irá donde hace falta.

La depilación con cera puede parecer un poco más dolorosa durante el invierno, y esto se debe a que todo tu cuerpo se contrae con el frío, incluso hasta los folículos. Al estar los folículos firmemente agarrados al vello, puede doler un poco más cuando se sacan. La manera más sencilla de combatir esto es asegurarse de lavar o bañar la zona con agua tibia antes de cualquier tratamiento. Esto ayudará a relajar la piel y a abrir los poros, lo que ayudará a reducir la incomodidad de la depilación, pero debes recordar que la zona que vas a depilar debe estar completamente seca antes de aplicar la cera.

Así que este invierno, mantén al día tu rutina de depilación para obtener los beneficios durante todo el año, así como en esa fiesta de última hora.