Los mejores consejos para lucir unas piernas suaves

Durante los meses de verano a todos nos gustaría presumir de unas piernas suaves y bonitas, ya sea en la playa, en festivales o incluso haciendo una barbacoa. Pero una cosa es no tener pelo, y otra lograr unas piernas suaves y brillantes después de depilarlas. Con un poco de atención extra y la ayuda de estos consejos, podrás lucirte durante más tiempo.

Preparémonos

Independientemente del método de depilación que uses, lo más importante es preparar tus piernas y mantenerlas en buena forma antes del tratamiento. En este caso, siempre es buena idea exfoliarlas prestando especial atención a aquellas zonas más complicadas como son las rodillas y los tobillos. Esto puede ayudarte a reducir la probabilidad de tener pelos encarnados y además hará que la cera se adhiera a los pelos en lugar de a la piel muerta, lo que a su vez te ayudará a conseguir unos resultados más suaves[1]. También puedes invertir en cremas o guantes exfoliantes para frotar todas las zonas de tu cuerpo.

Limpieza

Otro consejo es que te asegures de que no te estás lavando con agua demasiado caliente, ya que esto puede deshidratar tu piel e incrementar el riesgo de erosión cutánea[2]. Y evidentemente tampoco necesitas lavarla con agua demasiado fría. Un lavado con agua tibia puede ser una buena opción, debido a que la temperatura ayuda a abrir los poros y por tanto a exponer el pelo más cerca del folículo.

La eliminación del vello

Existen diferentes métodos para eliminar los pelos no deseados de las piernas ya sea recurriendo al afeitado, a la depilación láser o a las cremas depilatorias. Pero en caso de que uses las cremas, nunca te olvides de leer la etiqueta. No es conveniente dejarlas puestas durante mucho tiempo sobre la piel, ya que esto puede acabar dañando tu piel[3]. Asimismo, procura hacer una prueba sobre tu piel al menos 24 horas antes de aplicar la crema sobre una zona amplia. Esto indicará si eres alérgica a los químicos presentes en la crema antes de que cubras tu pierna con ella[4]. Si por el contrario optas por el afeitado, entonces es recomendable que cambies la cuchilla tan a menudo como sea posible[5], de lo contrario corres el riesgo de usar una cuchilla sin filo que puede perjudicarte la piel. La depilación con cera es otra buena opción para hacerse en casa, especialmente si estás buscando obtener resultados más duraderos. Prueba el Veet® Ready-to-Use Wax Strip Kit para una opción práctica desde casa. En el caso de la depilación con cera[6], recuerda que es importante leer la etiqueta con atención y, cuando se utilice cera caliente, no calentarla más tiempo del indicado en el manual del usuario.

Después

Después de la depilación es bueno enjuagarse bien para así eliminar el exceso de gel, cera o crema. Procura observar atentamente que no te has dejado ninguna zona sin tratar, ya que no es divertido encontrarse con un pelo no deseado cuando estás fuera de casa.

Sigue brillando

Cuando tengas las piernas secas, es buena idea usar una crema hidratante[7]. Aplica un poco y asegúrate de frotarla en aquellas zonas más secas para así ayudar a nutrir la piel y a mantener la hidratación. Además, intenta echarte un poco de crema por las noches. Así, se absorberá mientras duermes y te permitirá comenzar el día con las piernas suaves.