¿Es la depilación con cera adecuada para todo el mundo?

La cera es una excelente opción para eliminar el pelo más incómodo del cuerpo sin que tengamos que preocuparnos de que vuelva a crecer hasta pasadas unas semanas.[1] Y es que comparada con el afeitado y las cremas depilatorias, la depilación con cera puede significar un ahorro de tiempo. No obstante, es siempre necesario hacerse varias preguntas a la hora de escoger un método de depilación, ya que en ocasiones la cera resulta no ser la mejor opción. En este artículo te ofrecemos algunos de los factores a tener en cuenta antes de elegir la depilación con cera.

Dolor, dolor, ¡vete de aquí!

No evitemos el tema: la depilación con cera a veces puede ser un proceso doloroso. Si tienes un umbral de dolor bajo, entonces puede que estés preocupada sobre si realmente estás preparada para aguantar. Sin embargo, existen una serie de pasos que puedes seguir para quitar el pelo de la forma más rápida y suave posible. Para ello asegúrate de estirar la zona de la piel que quieres depilar, así como de tirar de la cera en dirección contraria al crecimiento del pelo, de esta forma evitas tener que pasar la cera varias veces por la misma zona.[2] Algunos esteticistas también aconsejan aplicar un poco de polvo de talco sobre la zona que se va a depilar, para que de este modo la cera sea más propensa a adherirse al vello que a la piel[3]. Pero si aún no estás segura, no te preocupes. Existen más métodos de depilación menos dolorosos y duraderos como el tratamiento con Luz Pulsada Intensa (IPL).

Piel irritada o sensible

Teniendo en cuenta que cada uno de nosotros tiene una piel diferente, es importante que conozcas la tuya antes de elegir un tipo de depilación. Por ejemplo, la depilación con cera no es aconsejable para aquellas personas con psoriasis, eczemas, lunares elevados o con la piel agrietada[4]. En estos casos, es importante que hables con tu médico para que te aconseje sobre las diferentes opciones de depilación. Sin embargo, si te preocupa tener una piel sensible, es posible que la depilación con cera siga siendo la más adecuada para ti. Veet® dispone de una amplia gama de productos diseñados para la depilación con cera y con ingredientes nutritivos como el Aloe vera, muy apropiado para pieles sensibles[5]. Y como con cualquier método de depilación, lee cuidadosamente todas las instrucciones de la etiqueta antes de usarlo y prueba el producto en una zona pequeña de la piel para tomar precauciones.

¿Tienes prisa?

Hay muchos aspectos prácticos a tener en cuenta cuando estás pensando en el método de depilación más adecuado para ti. Lo bueno de la depilación con cera es que puede proporcionarte resultados suaves durante unas cuatro semanas[6] y, por tanto, ahorrarte tener que repetir el proceso una y otra vez, como el afeitado. Lo malo es que este proceso puede llevarte un poco más de tiempo si lo comparamos con otras técnicas, y más si eres nueva en lo que a depilación con cera se refiere. Si vas con prisas porque has quedado con alguien, lo último que quieres es salir de casa con las piernas depiladas a medias o con marcas rojas en el cuerpo. En ocasiones como esta, es posible que quieras recurrir a otra opción, como las cremas depilatorias. Aunque los resultados pueden no durar tanto como la depilación con cera[7], las cremas depilatorias pueden ser una solución perfecta de última hora, ya que solo tardan cinco minutos en hacer efecto[8]. Asimismo, la crema depilatoria Veet® In-Shower Hair Removal Cream está diseñada para que la utilices mientras te bañas, permitiéndote así ahorrar tiempo mientras te preparas.

En resumen, la depilación con cera puede darte resultados fantásticos, pero Veet® ofrece otras soluciones de depilación que también pueden ser adecuadas para ti. Cualquiera que sea tu situación, recuerda siempre que es importante analizar todas las opciones cuidadosamente y no precipitarse a la hora de tomar una decisión.