Historias de blogueras: mis rutinas de belleza del domingo noche

Entre tantos altibajos en el trabajo, los estudios o en nuestra vida social, muchas veces es necesario disponer de un poco de tiempo para uno mismo durante la semana. Para muchas chicas, los domingos por la noche son el momento perfecto para coger fuerzas y desconectar.

Ya sea descansando, disfrutando de una sesión de belleza o simplemente viendo una película acompañada de una tarrina de helado, está claro que todas necesitamos regalarnos un poquito más de tiempo. Para este artículo, les pedimos a algunas de nuestras blogueras favoritas que resumieran sus rutinas de belleza un domingo cualquiera y nos dijeran qué es lo que les hace sentir más descansadas y con ganas de empezar una nueva semana.

Por Nasreen @ Lazy Obsession

«Después de una larga y agotadora semana, los domingos se convierten en mi día de relax. Este normalmente incluye dormir hasta tarde, leer un libro o tomar una deliciosa taza de té. La idea es seguir una rutina divertida y que varíe de la habitual. Cuando llega la noche, procuro invertir en una rutina de belleza. Me doy una ducha rápida de cinco minutos en la que me enjabono, me afeito las piernas y las axilas, y luego disfruto de un baño reconfortante.

En mi caso, los domingos son para asearme y arreglarme más que para recurrir a una exfoliación profunda. Y es que está visto y comprobado que si me exfolio la cara el domingo, el 80 por ciento de las veces me despertaré a la mañana siguiente con un inoportuno grano en la nariz. Y cuando me convierto en una auténtica pasa, es entonces cuando llega el momento de rehidratar mi cuerpo con una crema hidratante de manteca de karité. También aprovecho el vapor que se forma en el baño, ¡normalmente me depilo las cejas con pinzas y dejo que el vapor reduzca el dolor!

Cada dos o tres semanas, me depilo el labio superior usando las bandas de cera facial Veet® Face Wax Strips. Puede parecer obvio, pero el truco es mantener la piel estirada y ¡no dudar al tirar de la banda de cera! Si lo dudas, ¡no será tan efectivo y sentirás el tirón! Otro tratamiento válido consiste en echarte aceite de coco en el pelo dejando que se asiente durante una hora o más antes de enjuagarlo. Y para acabar, normalmente me pinto las uñas y uso una mascarilla hidratante para rejuvenecer la piel».

Por Lauren @ Makeup by Lauren Marie

«Los domingos por la noche se inventaron para mimarnos por medio de una buena sesión de belleza. Y es que no hay duda de que es necesario fijar un día a la semana para cuidarnos y sentirnos más guapas que nunca. Para empezar, me gusta utilizar una mascarilla facial. Tengo algunas imperfecciones, así que me gustan las mascarillas faciales que abren los poros y calman la piel.

Pero una vez hecho esto, sí es verdad que me gusta centrarme en el pelo corporal. Siento que si hago esto una vez a la semana, mantendré todo bajo control. Me gusta comenzar por las piernas, pero antes de quitarme el vello, procuro tratar la zona con un exfoliante corporal o un guante exfoliante. Así es como prevengo el crecimiento de los vellos encarnados y evito que me piquen las piernas después de la depilación. Cuando se trata de eliminar el vello, utilizo la crema depilatoria Veet® Hair Removal Gel Cream, que es ideal para las pieles más sensibles. Prefiero las cremas depilatorias al afeitado, ya que en realidad ralentizan el crecimiento del vello.

Una vez que mis piernas están listas, me gusta tratar el labio superior. Una vez más, exfolio la piel y luego entro con las bandas de cera facial Veet® Face Wax Strips. Utilizo la fórmula para pieles sensibles para prevenir cualquier irritación. Mi piel es propensa a reaccionar a la mayoría de los productos, pero nunca he tenido problemas con la gama Veet para pieles sensibles.

Por lo general, solo recurro al afeitado para las axilas por una cuestión de rapidez y cuando tengo prisa. Me gusta terminar mi noche de domingo viendo repeticiones de viejos programas de televisión mientras me pinto las uñas. Una vez que las uñas están secas, me centro en usar cremas para piernas y brazos antes de meterme en la cama. Para mí, esta es la rutina perfecta de un domingo por la noche».

Por Roseanne @ Rosie Posie Pudding and Pie

«El domingo por la noche es el día idóneo para los fanáticos de los cuidados de belleza. Claro, mañana es lunes: vuelves al trabajo, a la escuela, a la universidad, etc. Pero lo único que he encontrado para empezar bien la semana es tener una buena sesión de mimos los domingos por la noche.

Trabajo a tiempo completo, por lo que me encanta estar preparada. De ahí que me guste invertir dos horas de mi tiempo un domingo por la noche para empezar el lunes con las piernas más suaves.

Lo primero que me gusta hacer es poner sábanas limpias en mi cama. Más tarde volveremos a este asunto tan importante. Además, me encanta escuchar música mientras sigo mi rutina de belleza. Por el momento, no paro de escuchar a Ed Sheeran y Carly Rae Jepsen. No intentes juzgarme. También me gusta encender velas, preferiblemente velas con aroma navideño. (¡Y durante todo el año!)

Eso sí, de lo que nadie me salva es de disfrutar de un baño reconfortante los domingos. Es muy relajante, y para ello siempre uso bombas de baño naturales. No solo son bonitas de ver, aunque eso es un gran punto a favor, ¡sino que también son buenísimas para la piel!

Por otra parte, mientras preparo el baño siempre aprovecho para quitarme el maquillaje y limpiarme la cara. También me gusta usar mascarillas faciales porque me ayudan a combatir el acné. Con todos estos cuidados, mi semana se hace mucho más llevadera y después de un turno de ocho horas, cuando vuelvo a casa solo tengo que preocuparme de quitarme el maquillaje.

Luego, cuando mi bañera está lista me paso unos 15 minutos metiendo y sacando los dedos de los pies hasta que el agua deja de estar tan caliente. Me digo a mí misma que el agua caliente abre mis poros y limpia mi piel más a fondo, pero la verdad es que soy demasiado vaga para mezclar el agua caliente con agua fría. Por otra parte, cuando estoy en la ducha uso un exfoliante corporal y un gel de baño. También aprovecho para hacerme mi rutina de depilación justo antes salir de la bañera y entrar a la ducha. Tengo una piel muy sensible, así que para mis piernas y axilas utilizo la crema depilatoria Veet® Botanic Inspirations® Fast Acting Gel Cream Hair Remover Tube para pieles sensibles. Me encanta este tipo de productos, además nunca me ha dado irritación en la piel. Tan solo tengo que aplicármela en las piernas o en las axilas durante 6 minutos para luego quitármela directamente en la ducha. ¡Siempre me deja las piernas suaves y sedosas! No como el afeitado, que produce ese efecto sombra tan poco atractivo.

Así que, mientras estoy en la ducha, me lavo el pelo con champú anticaspa, ya que tuve la «suerte» de heredar un grave problema de caspa (gracias, papá). Lo siguiente que me aplico es el acondicionador hidratante. Y antes de secarme el pelo con la toalla, siempre procuro usar aceites naturales. Mis favoritos son aquellos que tienen un toque de coco, ya que me dejan el pelo muy suave y no encrespado.

Siempre me hidrato cuando salgo de la ducha.

Por último, una vez que mi pelo está limpio e hidratado uso un buen secador y lo aliso, ya que cuanto menos tenga que hacer por la mañana, mejor. De esta manera, lo único que me falta es ponerme mis calcetines calentitos y mi pijama preferido, y meterme en la cama con las sábanas limpias. Sábanas frescas y piernas hidratadas y sin vello, no hay nada mejor como un domingo con estas características».

¡Muchas gracias a las blogueras que participaron! ¿Y tú? ¿Cuál es tu rutina de belleza ideal cada domingo?